Feeds:
Posts
Comments

Archive for June, 2008

http://burica.wordpress.com/2008/06/26/cidh-abre-caso-de-denuncia-de-violacion-a-los-derechos-humanos-en-panama/

CIDH abre caso de denuncia de violación a los derechos humanos en Panamá

Burica Press, Panamá, 26 de junio de 2008.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha decidido “abrir el caso” de violación a los Derechos Humanos a los ciudadanos Ngobes del Río Changuinola, por parte del Estado Panameño, ya que están siendo desalojados de manera forzosa y con coacción de sus territorios, con tal de permitir la construcción de un juego de tres represas en el Valle de dicho río por parte de AES Corporation (AES Panamá y AES Changuinola en Panamá).

Hasta el momento la CIDH ha considerado que en Panamá los demandantes han agotado las instancias jurisdiccionales sin un respuesta que defienda los derechos humanos de los Ngobes asentados en estas áreas protegidas de Panamá.

Esta petición fue presentada por Cultural Survival, una organización sin fines de lucro de Cambridge, Massachusetts, EE.UU., que promueve los derechos, voces y visiones de pueblos indígenas alrededor del mundo, y la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, una organización panameña sin fines de lucro, que ha trabajado con las comunidades indígenas ngöbe en Bocas del Toro, Panamá, por varios años.

La presente petición está hecha en nombre de varias comunidades indígenas ngöbe, totalizando aproximadamente 5 000 personas que viven a lo largo del río Changuinola, en el distrito del mismo nombre.  Las comunidades sufren violaciones de sus derechos garantizados por los Artículos 5, 7, 13, 21 y 23 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, como resultado de la concesión que el gobierno de Panamá dio a AES-Changuinola, una compañía privada, para la construcción del proyecto hidroeléctrico Chan-75.

Violación derechos humanos en Panamá en tierras ngobes

Foto: ACD. Policías armados en tierras indígenas para que no impidieran la toma forzada de sus tierras.

Antes de interponer el amparo, miembros de la comunidad ngöbe hicieron numerosos intentos de buscar reparaciones a sus derechos dentro de Panamá, inclusive ante algunos órganos ministeriales responsables por la protección de los pueblos indígenas de Panamá: el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y la Defensoría del Pueblo.  Estas comunidades ngöbe también han pedido ayuda a las autoridades gubernamentales responsables de la adjudicación de concesiones a AES-Changuinola: la Autoridad Nacional de Servicios Públicos y la Autoridad Nacional del Ambiente.  En todas las instancias, las peticiones de los ngöbe han sido ignoradas o rechazadas, alegando que el ministerio o entidad no posee autoridad para examinar quejas de individuos o de pueblos indígenas contra AES-Changuinola.

Dado el retraso de la Corte Suprema de Justicia de Panamá en determinar si el amparo es admisible – mucho menos tomar una decisión al respecto – y la clara urgencia de intervención en este asunto para evitar posibles daños irreparables, los peticionarios respetuosamente sostienen que no resta ningún recurso efectivo en Panamá para las comunidades indígenas ngöbe.

Hasta el momento el gobierno de Panamá ha presentado una respuesta, sólo a las medidas precautorias solicitadas. Al parecer la respuesta ha sido muy breve aduciendo que no habría un daño irreparable si se continúan construyendo las represas en las áreas protegidas y territorios indígenas de Panamá dado su largo período de construcción y que el gobierno ha previsto disposiciones adecuadas para reubicar a las miles de personas Ngobes afectadas.

Sin embargo, Cultural Survival y la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, han indicado que existen suficientes evidencias jurídicas y testimoniales para que la CIDH adopte las medidas cautelares solicitadas. Argumentan que los daños causados a los Ngobes son evidentemente irreparables, ya que no sólo implican desarraigo de tierras, sino un cambio forzado de valores culturales y formas de vida.

La denuncia ante la CIDH se realizó el 7 de marzo de 2008 y luego de varios meses de investigaciones preliminares la CIDH ha admitido para investigación profunda estas serias denuncias de violación a los Derechos Humanos de pueblos indígenas so pretexto de obras de desarrollo para el país.

Entre las medidas cautelares que tendría que acatar el Estado Panameño están las siguientes:

1.  Restitución

  • Debe declarar nulos e inválidos los acuerdos hechos entre AES-Changuinola y jefes de familia ngöbe individualmente y restablecer la posesión pacífica de todas las tierras y otras propiedades a cada ngöbe y a la comunidad como un todo.
  • Debe restablecer una entidad confiable e independiente para investigar las violaciones de derechos humanos contra los ngöbe individualmente y como comunidad, cometidos entre diciembre de 2005 hasta el presente, proporcionando las reparaciones para tales violaciones.
  • Debe establecer una entidad confiable e independiente con capacidad técnica para investigar daños ambientales causados por el proyecto de la represa hasta el presente, y reparar los ambientes degradados por causa de las carreteras en construcción.

2.  Compensación

  • Debe compensar todas las violaciones que no puedan ser restituidas, incluyendo daños morales y pecuniarios resultantes de detenciones y arrestos injustos; daños irreparables a la propiedad y el ambiente, y sufrimiento, humillación y dolor.

3.  Guarantías de no repetición:

  • Debe efectuar un EIA y un Análisis Ambiental Estratégico, para asegurar que proyectos futuros sean consistentes con la protección de tierras, recursos y el ambiente de los ngöbe.
  • Debe investigar, demarcar, y nombrar todas las tierras indígenas antes de iniciar negociaciones para proyectos de desarrollo en esas tierras.
  • Debe adoptar leyes que aseguren que todas las tierras indígenas sean protegidas de usurpación a menos que las comunidades indígenas hayan participado del proceso de acuerdo a sus costumbres y tradiciones, que les permite dar su consentimiento libre, previo y bien informado sobre el desarrollo de represas hidroeléctricas en sus territorios.

Read Full Post »

http://burica.wordpress.com/2008/06/26/conmemoran-creacion-del-parque-nacional-volcan-baru/

ASOCIACIÓN PARA LA CONSERVACION DE LA BIOSFERA

CONMEMORACIÓN DE LOS 32 AÑOS DEL PARQUE NACIONAL VOLCAN BARÚ (PNVB)

Hoy, al celebrarse los 32 años de la creación del PNVB mediante Decreto Ejecutivo No.40 del 24 de junio de 1976 y a dos años de haber salvado el PNVB de una destrucción eminente, al detenerse el proyecto carretero denominado “Camino Ecológico”. Todo indicaba que el peligro sobre el área de conservación crítica del Parque nacional Volcán Barú estaba desapareciendo, pero hoy vemos como nuevos destructores están apareciendo con propuestas de destrucción tangibles como son, el aumento de la frontera agrícola, las fincas cafetaleras, la propuesta de carretera a la cima, el aumento indiscriminado de torres de comunicación, que destapa nuevos frentes de problemas ambientales severos como son la fragmentación de los ecosistemas, la alteración radical del hábitat, la magnificación del efecto borde y la contaminación de las fuentes de agua pura. Sin embargo con el apoyo de la ciencia como fundamento y la ética como proceder, seguiremos insistiendo que el PNVB es una de las áreas protegidas de Panamá con mayor riqueza ecosistémica, belleza paisajística y reservorios de agua dulce, que alimenta más de una decena de cuencas y micro cuencas prioritarias para la actividad productiva de la Provincia de Chiriquí y por ende del país.

Volcán Barú

Foto: BDPanamá. Cima del Volcán Barú, sector noroeste. Parque Nacional Volcán Barú

Este valioso recurso que ha sido salvado en más de una ocasión por esfuerzos colectivos de la sociedad panameña y la comunidad científica nacional e internacional, es hoy por hoy un símbolo de sabiduría de la administración del estado a finales de la década de los 70, que protegieron legalmente, de cara a las futuras generaciones. Hoy de incalculable valor de conservación a pesar de ser un área protegida de tan solo 14,000 hectáreas. Tan importante y única es su riqueza que este parque es una de las principales áreas núcleo de la Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá.

La unión física y clave para mantener la biodiversidad y la dinámica ecosistémica a través de centenarios bosques nubosos con el Parque Internacional La Amistad hace que la lucha que ha llevado a cabo la sociedad panameña especialmente los ambientalistas rinda frutos positivos en la elevación de la moral y el conocimiento ambiental a todos los niveles de edades.

Hoy cabe señalar que para la toma de decisiones se hace eminente que para todos los proyectos que se considere como desarrollo en las áreas de influencia del las áreas protegidas legalmente se tome en consideración la Evaluación Ambiental Estratégica y que sean realmente sometidas al escrutinio público.

Agradecemos también a las miles de personas científicos y activistas ambientales nacionales e internacionales que se preocupan día por día por los desastres ambientales que alteran nuestro entorno y que se atreven a ejercer el poder ciudadano para denunciar y combatir los desnaturalizados proyectos violatorios de leyes, decretos y acuerdos internacionales de los que Panamá es signatario.

Finalmente agradecemos de manera muy especial a los periodistas y medios de comunicación por haber elevado el nivel de conocimiento, la moral y cultura ambiental que hoy por hoy tiene nuestro país.

Boquete, Chiriquí, 24 de junioi de 2008

Read Full Post »

http://burica.wordpress.com/2008/06/15/reserva-de-la-biosfera-la-amistad-panama-en-manos-aes-corporation/

Reserva de la Biosfera La Amistad Panama en manos de AES Corporation

Las siguientes imágenes corresponden a fotos tomadas por Fernando Serrano de la Asociación Ambientalista de Chiriquí, quien se desplazó a Charco La Pava y Valle del Rey a inicios de mayo de 2008 para ver parcialmente la destrucción del Bosque Protector de Palo Seco, Reserva de la Biósfera La Amistad y la zozobra en la que viven miles de personas Ngbes, que deben ser desalojadas por la inundación de miles de hectáreas que involucra la primera de tres represas grandes planteadas para la cuenca media del Río Changuinola.

Foto: Fernando Serrano, Asoc. Ambientalista de Chiriquí. Mayo 2008Agradecemos a los ecologistas de Chiriquí por el envío de este material y también agradecemos al profesor Rodríguez por hacernos llegar su artículo que por contenido encajaba bien dentro del entorno de las fotos aquí presentadas de Charco La Pava y la construcción de la Represa Chan 75

Burica Press

————————-

Energía: monopolios, abusos y robos en Panamá

Por Ariel R. Rodríguez Vargas
Biólogo, académico y ecologista

Nadie en Panamá sabría quién es Francisco Santos e Isabel Becker si no fuera porque han sido líderes comunales de Charco La Pava en las áreas anexas de la Comarca Ngobe que han luchado contra un monstruo grande que pisa fuerte denominado AES Corporation, que en Panamá está representada por la Corporación AES Panamá y la nueva subsidiaria AES Changuinola. Empresa que genera el 34% de la energía eléctrica en Panamá y que pretende generar por lo menos un 25% adicional, o sea, cinco más cuatro igual nueve, tres más dos igual cinco, que resulta en un 59% de la generación eléctrica del país. Quizás llegue a ser un poco menos pero no menos del 50% cuando entren en funcionamiento otras nuevas plantas térmicas e hídricas que ya se construyen por aquí y por allá.

En un país civilizado con un estado de derecho real se le llamaría monopolio u oligopolio puro y duro, pero aquí los funcionarios nos dicen sin sonrojarse que simplemente ellos no pueden ser monopolio debido a que si bien técnicamente son monopolio, las reglas establecidas de operaciones y mercadeo se lo impiden! Advertimos que en Panamá por la Ley 6 de 1997 que privatizó los servicios públicos de electricidad y un Decreto Ejecutivo del 2005 una compañía generadora no puede rebasar la friolera de 35% de la capacidad instalada de generación eléctrica total, que es la capacidad máxima que impuso el gabinete de turno, justo cuando AES entraría en oligopolio al inaugurar la Hidroeléctrica de Estí en Chiriquí! Por otro lado y con un cinismo propio de AES indican que como ellos invierten cientos de millones en el país como ninguna otra compañía eléctrica, por lo que ellos tienen derecho a superar la barrera de 35% y el gobierno por supuesto que le ha dicho que sí se puede, a pesar que la ley lo impide, pero la leyes están para ser cambiadas y un raudo decreto ejecutivo que se negocie solucionará todo los berrinches que invocan los ingenuos ambientalistas apegados a la ley de este país!

El problema de Francisco y de Isabel y sus familias y de más de mil personas de esas comunidades indígenas Ngobes a ser inundadas por los maravillosos proyectos insostenibles de AES, que a primera vista no parecen ser las víctimas del monopolio de esta empresa en Panamá no se dan cuenta que justo es la violación a las leyes nacionales de libre competencia, de áreas protegidas y de derechos humanos lo que los tiene en serios problemas de ser desalojados a la fuerza de la comunidad donde han vivido casi toda su vida y han criado a sus hijos y nietos, ya que la única promesa en firme que le han hecho tanto el gobierno como AES es que si no salen a la buena de sus tierras, tendrán que salir en cayuco cuando las aguas inunden sus casas y sin derecho a nada, porque ellos no tienen ningún derecho y sólo pretenden tenerlo como dice un documento de ANAM!

Hoy todos los Ngobes del Valle del Changuinola se debaten entre su futuro personal y familiar y su futuro como pueblo Ngobe lleno de valores incomprendidos por el mundo panameño occidentalizado y citadino que nunca supo de ellos, ni les importó su suerte hasta cuando les interesó tomarse sus tierras y aguas para alimentar a los insaciables aires acondicionados ineficientes de las miles de oficinas refrigeradas del gobierno y el despilfarro de la empresa privada. Ahora AES y los funcionarios del gobierno ven con horror que los Ngobes de Charco La Pava comen pescados frescos del río, camarones y los cocinan juntos en una olla con ñame o yuca en un fogón levantado a un metro del piso de tambo de las residencias del sector. Todos viven juntitos en familia y a menos de cinco minutos de la escuela primaria. Pobre gente de Charco La Pava! Sólo AES les puede aliviar de la pobreza, ya que como gobiernos somos incapaces! Hay que arrebatarles este estilo de vida y volverlos dependientes igual que sus paisanos de la ciudad de Changuinola. Sin advertir, producto de su ignorancia que los indígenas en Changuinola bananera sí están realmente en problemas, ya que sufren racismo, mal nutrición, viven rodeados de canales de aguas negras y bebiendo agua “potable” contaminada y muchos niños pidiendo limosnas en la calle o haciendo trabajos para poder comer ya que son totalmente dependientes de una economía bananera que sólo les ha dado recursos para que no se mueran de hambre y no para vivir decentemente.

Francisco e Isabel y el resto de las mujeres Ngobes de Charco La Pava, héroes anónimos, merecen que el pueblo panameño les apoye e impida que el Gobierno y AES Corporation se tomen a la fuerza las tierras Ngobes del Valle del Changuinola y el área protegida del Bosque Protector de Palo Seco para proyectos hidroeléctricos que sólo tienen por afán el exportar superávit de energía al resto de Centroamérica, apropiarse de las aguas del Río Changuinola, destruir la ecología del río, destruir el ecosistema terrestre de una enorme área bien conservada, destruir el humedal de San San Pond Sak, acapar para sí el negociado junto con ANAM de los créditos perversos del mercado internacional de captura de carbono entre otras bellezas, donde mucha gente tiene que dar explicaciones de hasta dónde se puede violar los derechos humanos de los Ngobes y los derechos difusos de todos los panameños, sin consecuencias penales! Alto a venta de lo mejor del país para beneficio ajeno a los intereses nacionales. Alto al oligopolio de AES y alto a la violación a los derechos humanos de estas hermosas personas. Gracias Francisco e Isabel por dar un ejemplo de valor y tenacidad que si bien muchos hoy no lo comprenden, no significa que no están haciendo lo correcto.

Panamá, 14 de junio de 2008

Read Full Post »

http://www.guardian.co.uk/environment/2008/jun/16/endangeredhabitats.conservation

Hydro plant splits jungle kingdom as tribe feels

damned by new way of life

Power project deal forced Naso king out as people look to preserve ancestral lands and age-old way of life

Link to Video: http://www.guardian.co.uk/environment/video/2008/jun/16/naso

The ancient Naso kings knew what they were doing when they settled by the banks of the river Bonyic. This fast-flowing water, deep in Panama’s rainforest sustained the tribe for millennia, irrigating crops, transporting canoes, yielding fish and offering creeks in which to bathe and play.

Centuries passed and the mighty Aztec and Mayan empires rose and fell, and the European invaders brought havoc, but somehow the tiny Naso realm survived in its jungle pocket. Today, it is one of the few tribal kingdoms in the Americas with a royal inheritance system recognised by the state.

And now fate has played a trick. The river which was its lifeblood is at the heart of a dilemma which is tearing the tribe apart. The Panama government wants to build a hydroelectric station on its banks, a project which will bring development – and possibly destruction. The prospect of the outside world’s vices and virtues penetrating their jungle has split the 3,500-strong Naso and left them with a dynastic feud, two rival monarchs, an abandoned palace and an uncertain future.

“This is the first time in our history something like this has happened, it’s very sad,” said Ilvia Pietterson, 54, a community leader in Seiyik, a village of palm-thatch huts on stilts, which is the Naso capital.

The discord reflects an anguished debate about Naso identity and the balance between heritage and modernity. It also reflects two men’s ambition to wear a crown of bird feathers – a power struggle between an uncle and nephew redolent of a tropical Shakespearean drama.

It began in 2004, when Tito Santana, the Naso’s young king, agreed a deal between the government and the Colombian company, Empresas Publicas de Medellin, to build a $50m (£25.6m) hydroelectric project, part of a nationwide effort to harness rivers for Panama’s burgeoning energy needs.

The station, relatively small by international standards, was outside tribal territory but a 17-hectare reservoir would be sited about 7 miles from Seiyik, well within traditional hunting grounds. Tito embraced the project. Giant butterflies may flit between mango trees but the kingdom was no idyll. The tribe was isolated and impoverished.

In exchange for accepting “minor” environmental damage, the Naso would receive a school and a clinic, plus $322,000 for scholarships, a water pump and land purchases. According to Tito this would empower the tribe to defend its cultural heritage.

“We are seeing a modern world and we have to engage with it,” the king, 40, told the Guardian. “Our grandparents could not speak Spanish and could not stand up for themselves. My followers are being educated to be able to adapt. That doesn’t mean abandoning our culture, it means defending it by mastering technology and science.”

In appearance Tito embodied old and new: a crown of parrot feathers on his head, LA Gear runners on his feet, a ceremonial spear in one hand, a mobile phone in the other.

But pathos tinged the pride. This 200-strong community of Naso was not in its jungle home, but downriver in a new settlement near the town of Changuinola, a humid bustle of supermarkets, internet cafes and daily flights to Panama City.

King Tito is in exile and his neighbours comprise a rump split from the main tribe. A revolt forced the would-be moderniser to flee the palace in Seiyik four years ago, and with loyalist followers he ended up making a new home in hills outside Changuinola.

The government, keen to see the hydro project go ahead, still recognises him as “Rey Tito” (King Tito). With royal spin the monarch said he retained popular support and had merely “relocated” to this shrivelled semi-urban realm. “I am the one and only true king of the Naso. If there is another one, he is false.” He was referring to Valentin Santana, his uncle and rival. “He has a small ceremonial spear, much smaller than this one. It’s tiny.”

On a canoe-ride to Seiyik the cause of the strife can be glimpsed on the riverbanks: earth-movers are slicing ribbons through the jungle for roads and bridges. Trek up the mountains and you see fleets of heavy vehicles, concrete pipes and prefab housing for engineers. Panama is central America’s economic tiger and it is serious about boosting energy supplies. The Bonyic, a tributary of the River Teribe, is a torrent swollen and muddied by recent rains.

The most imposing building in Seiyik, the palace, was its most empty. A six-room concrete bungalow, it was no Versailles. With peeling paint, insects nested in dank corners, and graffitti-daubed walls, there was a smell of dereliction and decay.

This was Tito’s home and the seat of his rule until the Naso’s hybrid system of hereditary monarchy and elected community leaders broke down in 2004 over the project. A mob, angered by the king’s stance, surrounded the palace and forced him to flee, according to Lorenzo Sanchez, 60, the village teacher. Scenes of rock-throwing and intimidation prompted police intervention. “He had to go, he had no choice.”

Violence ebbed but polarisation endures. Some, such as Avelino Rodriguez, 20, endorse Tito’s view that the hydro project would deliver benefits without major cultural or environmental damage. “In this era we need education and healthcare.” Others, such as Lopita Vargas, 57, believe the king was bribed or fooled into betraying the Naso’s heritage. “Tito is dead for us, he sold us out.”

Opponents of the hydro project back Valentin, Tito’s uncle and former deputy, as the new king. He lacks the consensus needed to occupy the palace so he remains in his home village of Druy, a six-hour canoe and trek away.

During an interview with the Guardian, Valentin, 63, wore a crown of eagle feathers and carried a ceremonial spear but, in contrast to his nephew, he had no mobile phone and spoke little Spanish.

Considered a usurper by some, a champion by others, Valentin said the Naso chose him to defend a way of life. “In the conquistador era we lost a lot of gold. Now our treasure is green. It is the mountains, the forests, the rivers.

“This hydro project is going to dam thousands of hectares of water and restrict our ability to roam, to hunt. For centuries we have lived freely in these lands. Now they are going to deprive us of that right.”

More hydro projects would follow, he warned. “And then what’s going to happen to our ancestral lands, our archaeological sites where our ancient kings were buried? They are going to disappear beneath the water.”

Read Full Post »

http://burica.wordpress.com/2008/06/13/turismo-y-sostenibilidad-en-panama/

Turismo y sostenibilidad en Panamá

CAMBIOS EN LA INDUSTRIA.

El turismo y la sostenibilidad en Panamá

Ana Cecilia Young
opinion@prensa.com

La evolución en la industria del turismo en Panamá a servicios de mayor demanda debe involucrar el desarrollo de prácticas sostenibles diseñadas para maximizar la eficiencia en la venta de nuestros productos turísticos de una manera ética y responsable.

El crecimiento del turismo en Panamá presenta muchos retos: la implementación de la nueva ley de turismo, la falta de infraestructura hotelera, la falta de guías y personal capacitado en diversas áreas, la certificación de productos turísticos y la puesta en práctica de un turismo responsable y sostenible.

El turismo global ha cambiado radicalmente en tan solo una década. Un número creciente de turistas desea que sus vacaciones sean más beneficiosas a las comunidades locales y al medio ambiente, y opta por empresas que promueven turismo responsable, lo que no significa una disminución en el costo de los programas turísticos. Un número creciente de empresas turísticas internacionales empieza a implementar, con fuerza, este tipo de oferta y busca socios estratégicos en los países de destino: hoteles, reservas privadas, tour operadores, transportistas, etc.

Pero, ¿qué es turismo sostenible? Es simplemente un equilibrio adecuado entre el aspecto ambiental, económico y sociocultural que garantice sostenibilidad a largo plazo en el desarrollo turístico. Es, entonces, la práctica de un turismo que debería beneficiar a las personas en las áreas visitadas (locales), sus recursos naturales, sociales y culturales. Sin embargo, esta gran oportunidad se pierde muchas veces al no ver el interés común y pensar en corto plazo.

No somos sostenibles cuando de un día a otro cambiamos las tarifas hoteleras, sin respetar los acuerdos formales; cuando no apoyamos al empresario local y optamos por estrategias que no hacen balance con la economía del país, su cultura y su ambiente. Cuando adaptamos o copiamos estrategias de otros destinos que no se asemejan al nuestro y esperamos un beneficio inmediato.

Según el informe Bruntland, Our Common Future, se define desarrollo sostenible como el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.

Estamos a tiempo para implementar las prácticas responsables en turismo hoy para mantener un hermoso destino mañana. Esta es la opción de Panamá, y es ahora que podemos lograr los cambios que involucren a todos los sectores de la industria del turismo en Panamá.

La autora es Presidenta de la Asociación Panameña de Turismo Sostenible

Read Full Post »

http://www.sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2008/06/08/MN6110LJAP.DTL&type=science

Guatemala dam will bring money, misery

Sunday, June 8, 2008

04:00 PDT Las Margaritas Copón, Guatemala — Alejandro Che Paau’s home is slated to be under water by 2013.

Paau was born in this Maya-Q’eqchi jungle village of 300 people perched above the verdant banks of the Chixoy and Copón rivers in northern Guatemala. Fields of cardamom and corn surround several dozen palm-thatched homes, which are accessible only by boat or foot.

But the junction of these two jade-colored rivers, a 20-minute descent from Paau’s home, is also the proposed site for the nation’s second-largest hydroelectric project – the Xalalá Dam. His village is one of 18 communities that would become a 3-square-mile reservoir.

In Guatemala, a country where roughly 2 percent of the population owns 70 percent of productive farmland, according to the Harvard International Review, most subsistence farmers like Paau can only dream of fertile floodplains and fish-filled rivers of Las Margaritas Copón. Not surprisingly, the 25-year-old farmer has no plans of giving up his land.

“My grandfather was born on this land and my children will be born on this land,” he said.

Since bidding began last year for the estimated $400 million, 181-megawatt dam project, at least five companies from Taiwan, Spain, Colombia, Brazil and the United States have tendered offers. Mexican telecommunications tycoon Carlos Slim Helú, the world’s second richest man after American Warren Buffett, has also indicated interest before a July deadline to halt all bids.

Luring foreign investors

The Xalalá Dam is one of several energy projects proposed by Guatemala’s National Electrification Institute, or INDE, to attract foreign companies to invest in renewable energy. It is expected to increase the national energy reserve by 10 percent, generate annual profits of between $100 million and $150 million, and bring affordable energy to more than 2 million people while saving 4 million barrels of oil annually. Eighty percent of the dam’s shares would be foreign-owned. Foreign and national companies would divide revenues for the first 30 years, after which INDE would collect all profits.

The U.S. company interested in the project, AES Corp. of Arlington, Va., is currently building another Central American dam in La Amistad National Park, a World Heritage Site shared by Panama and Costa Rica. The Panamanian government faces legal charges in the Inter-American Commission on Human Rights for signing a contract with AES that denied the Ngobe people who inhabit the land, the right to “free, prior, and informed consent” regarding decisions about their land and future, a right recognized by the U.N. Declaration on the Rights of Indigenous People.

36 villages to be flooded

AES officials did not respond to repeated requests for an interview about its interest in the Xalalá Dam.

But INDE spokesman Fredy Lopez said the dam project is a great opportunity for Guatemala to reduce its dependence on oil and imported energy.

“Using clean technology, this hydroelectric (dam) will increase Guatemala’s productivity and the peoples’ access to electricity,” he said.

But the dam is also expected to flood the homes of 2,338 people along 26 miles of the Chixoy River and 10 miles of the Copón, affecting 36 villages. The government has yet to announce a compensation package. And for the time being, INDE will make no public statement about resettlement plans, according to Lopez.

In April 2007, affected communities held a referendum on whether to allow the construction of large-scale hydroelectric projects such as Xalalá and oil exploration on their lands – a right granted to them by the Guatemalan Constitution and municipal law. Of 21,155 voters, 89.7 percent said no.

But Guatemala’s highest legal body, the Constitutional Court, has said since that results are not legally binding if the issue is deemed to be of national interest.

Paau hopes the referendum will be respected eventually, citing its legal basis in Guatemala’s Constitution and Convention 169 of the International Labor Organization, which gives indigenous populations the right to decide “their own priorities for the process of development as it affects their lives, beliefs, institutions and spiritual well-being and the lands they occupy or otherwise use.”

“If the government doesn’t respect the referendum, it is violating our rights,” said Paau.

To be sure, local apprehension runs deep.

In 1982, security forces massacred 177 women and children in Rio Negro, a village along a southern stretch of the Chixoy River 30 miles south of Las Margaritas Copón, to build the nation’s largest hydroelectric dam. At the time, the Maya community strongly opposed the 300-megawatt Chixoy Dam.

Three massacres followed in 1982 in which 444 of Rio Negros 791 residents were killed, according to the Guatemala Truth Commission. The Chixoy Dam, largely financed by the World Bank and Inter-American Development Bank, eventually inundated Rio Negro and more than 3,000 acres of crops. Security forces forced survivors into a militarized village four hours away.

Long wait for recompense

Today, Rio Negro survivors are still fighting for reparations, living on small, arid plots eight hours away by bus from farmland provided by the government. And even though INDE’s resettlement plan also promised them free electricity and potable water, many cannot afford their utility bills or the bus fare needed to work their crops.

INDE maintains that resettlement obligations have been fulfilled, and that since privatization of utility companies in 1998, it is no longer responsible for providing electricity to the relocated community or responding to reparation complaints.

Although Las Margaritas Copón residents have yet to be approached by INDE officials, Paau fears the Xalalá project would leave his community with the same problems as Rio Negro. “We know this dam is not being built for us,” he said.

Aviva Imhof, campaigns director of International Rivers, a Berkeley-based nonprofit group, says the government should not proceed with the dam project until it honors past resettlement promises.

“The government should do a comprehensive assessment of all the options for meeting the country’s energy needs, and should pay reparations to communities affected by the Chixoy Dam, before making any decision to proceed with the Xalalá project,” she said.

Emiliano Panjoj, mayor of Santa Maria TzejÀ, a small village that voted overwhelmingly no in the 2007 referendum, says his community would be better served by small-scale ecotourism projects, a new high school and an improved health clinic.

“It’s not that we’re against development,” he said. “We just want it to be our own kind of development.”

Meanwhile, Paau is eager for any new information that might decide the future of his village.

“The newspapers say this area is uninhabited, that there are only a few families that would have to be relocated,” said Paau. “But there are thousands of us. For the government, these rivers mean money. For us, the rivers are our life.”

E-mail Hilly McGahan at foreign@sfchronicle.com.

Read Full Post »

http://burica.wordpress.com/2008/06/03/aes-sigue-corrompiendo-a-anam/

AES Panamá patrocina evento Internacional Ambiental

En el marco de los programas de educación ambiental que realiza AES Panamá, la empresa apoyó el desarrollo del “Taller sobre Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REED): complemento del futuro régimen del clima”, organizado por ANAM. El evento, que contó con la exposición de expertos internacionales y nacionales, la participación de funcionarios de los ministerios de ambiente de la región centroamericana y la presencia de Julián Nebreda, vicepresidente de AES para la región de Centroamérica y el Caribe.
————-
Esta escena es lamentable dado que irrumpe un claro principio de conflicto de intereses en el ejercer con libertad la autoridad  ambiental frente a una empresa que es violadora constante de la normativa ambiental y simplemente la ANAM no ha hecho nada para sancionar ejemplarmente a estos empresarios inescrupulosos.
Esta gráfica igualmente estaría violando el Código Penal en Capítulo II sobre corrupción de servidores públicos en su artículo 339 será sancionado con prisión de dos a cuatro años el servidor público que, personalmente o por persona interpuesta, incurra en las siguientes conductas:
1. Acepte, reciba o solicite donativo, promesa, dinero o cualquier beneficio o ventaja, para realizar, omitir o retardar un acto en violación de sus obligaciones, o quien las acepte a consecuencia de haber faltado a ellas.
2. Acepte, reciba o solicite donativo, promesa, dinero o cualquier ventaja o beneficio indebido, para realizar un acto propio de su cargo o empleo, sin faltar a sus obligaciones, o como consecuencia del acto ya realizado.
Burica Press

Read Full Post »

Older Posts »